Para descargar tu documento pdf con los riesgos de verano, haz click aquí.

Evita riesgos
  • El golpe de calor y las insolaciones. No expongas a tu mascota a altas temperaturas durante mucho tiempo. Ten cuidado con las largas esperas dentro del coche y con los largos paseos bajo el sol. Procura que siempre tenga un rinconcito de sombra a mano. Si el animal es de capa blanca, puede necesitar crema protectora.
  • Deshidratación. Recuerda que el calor multiplica la deshidratación, mucho más durante el ejercicio. Aunque la estación se preste a mucha actividad física, no exijas demasiado a tu perro; concédele descansos y agua en abundancia, ya sea durante o después del ejercicio.
Evita riesgos

 

 

  • Afecciones oculares. El verano es una época propicia para que se multipliquen los casos de problemas oculares. Vigila que sus ojos no estén expuestos a situaciones de riesgo; tu veterinario te indicará cuáles son y las medidas más indicadas para proteger a tu perro en particular.
  • Afecciones gastrointestinales. Ten cuidado con lo que come, vigila que ingiere los alimentos habituales y que no se alimenta por su cuenta. También presta atención a los lugares donde bebe y a los cambios bruscos de temperatura.
  • Afecciones cardiorespiratorias. Tanto el corazón como el aparato respiratorio están sometidos a un nivel de exigencia mayor cuando el perro ha de desarrollar su actividad en lugares calurosos. Ten especial cuidado si tu mascota es mayor. No le sometas a un ritmo de ejercicio exagerado. Así mismo, cualquier perro puede verse sorprendido por problemas alérgicos que incidan sobre su aparato respiratorio.
  • Mareos y otras alteraciones por viajes. El perro es un animal propenso a marearse en el coche. Toma precauciones. Así mismo, trata de que los viajes y cambios de ambiente le afecten lo menos posible proporcionándole un entorno y unas rutinas similares a las que está acostumbrado.
  • Ingestión de anzuelos y espinas. El perro no sabe valorar el riesgo de estos elementos. Si detectas que en uno de sus paseos por el campo o la playa ha podido ingerir por accidente uno de estos elementos, acude rápidamente a tu veterinario.
 

 

  • Picaduras de insectos / arácnidos / procesionaria del pino / ortigas. El perro es un animal curioso. Cuando se los encuentra tiende a examinarlos y, en ocasiones, los ingiere. Intenta que tu perro no entre en contacto con estos peligros. Los procesos alérgicos que desatan pueden tener graves consecuencias.
  • Quemaduras por asfalto caliente. No sería la primera vez que un perro sufre este incidente; es mucho más común de lo que parece. Vigila a tu animal cuando en el entorno haya zonas asfaltadas, el sol convierte el asfalto en una sartén.
  • ...Y siempre somete a tu mascota a un exhaustivo chequeo veterinario.
 
Volver arriba